domingo, febrero 26, 2006

Tácticas y Estrategias Para Conseguir un Asiento en el Bondi


Prefacio


Lo que estás por leer son las conclusiones a las que llegué después de viajar en el 159 durante los últimos seis años de mi vida.

Parte I: Clasificación de los Pasajeros

Hay cuatro tipos de pasajeros:
  • los adultos
  • los chicos
  • los ancianos, embarazadas, discapacitados, etc.
  • gente que viaja de casualidad
Los adultos van y vuelven del trabajo, así que es bastante fácil suponer la hora a la que suben al colectivo. En general hacen viajes largos. Es común que vayan hasta la terminal, que casi siempre está cerca de zonas de edificios de oficina y estaciones de subte.

Los chicos en cambio hacen recorridos más cortitos. Viajan a la escuela, cerca de sus casas. Sus horarios también son predecibles.

Los ancianos, embarazadas, discapacitados y heridos van o al hospital o a visitar a alguien. Las distancias que recorren raramente son largas.

Por último los pasajeros casuales, que van a hacer trámites, a comprar, de visita, a pasear, etc. El único rasgo que comparten es que donde se bajan generalmente baja mucha gente.

Parte II: Estrategias

La estrategia más simple es pararse del lado de la fila de asientos dobles. Así uno vigila dos asientos en vez de uno, y las posibilidades de viajar sentado se duplican.

Otra, y bastante obvia, es categorizar los pasajeros sentados, y sabiendo los puntos críticos del recorrido, pararse al lado de uno que seguramente se baje pronto.

Una más: agarrarse bien al asiento que te pusiste a vigilar. Esto es importantísimo cuando el colectivo está muy lleno. Te conviene poner una mano en la agarradera del asiento que querés, y la otra en la del asiento de adelante. Si empujan no te sueltes, y si te piden permiso para pasar pegate al asiento.

Algo que a veces confunde: cuando una persona sentada se quiere acomodar, se agarra de la butaca de adelante y parece como si quisiera levantarse. Si ves que alguien cerca hace eso, no corras al lado para sacarle el asiento, porque no se va a bajar, y otro te va a ocupar el espacio donde estabas.

Parte III: Tácticas

La parte más entretenida del post. Las voy a escribir a medida que me las acuerdo.

Táctica:
Cuando el tipo al fin se levante, movete para el lado contrario a la puerta, sino va estar parado entre el asiento y vos, y le va a dar tiempo a otro para sentarse.

Táctica:
Si alguien libera una butaca, los que están de pie se miran entre ellos, como esperando que alguien diga algo, o haciéndose los boludos. Es porque a todos les da vergüenza. Así que al que esté más cerca del asiento decile:

- ¿Te vas a sentar?

Y como la situación le resulta incómoda, seguro va a responder:

- Mmmhhh... No, no, sentate vos.

Táctica:
A veces pasa que estás agarrado a un asiento y tenés que agarrar el celular o sacarte un pelo del ojo. Cuando querés volver a sujetarte, la señora de al lado puso la mano donde estabas vos. Lo que podés hacer es aplastarle fuerte la mano para que se asuste. Su reacción va a ser sacarla rápido y quedarse muda. Te disculpás y listo. La agarradera es tuya.

Táctica:
El colectivo está lleno. Te querés sentar desesperadamente. Si estás con alguien, pueden ponerse de acuerdo y decirse algo como esto:

- ¡Uh! ¿Viste el noticiero a la mañana? Está el puente cortado. Seguro que el colectivo se va a tener que desviar.
- ¿En serio? No vi nada. Voy a llegar tarde al trabajo otra vez... Hace poco echaron a un pibe por impuntual, espero que no me pase igual.

Con un poco de suerte, la persona sentada frente a vos se va a asustar y va a preguntarle al chofer si se desvía. Como el pasillo es un mar de gente y el flaco tiene que que pasar por ahí para volver, te hacés bien el pelotudo y te sentás. Cualquier cosa pensaste que se bajó.

Conclusión

Observá tu entorno. Parate al lado de una embarazada si hay un hospital cerca, al lado de un nene si vas a pasar por un colegio, etc. Vas a conseguir un asiento casi seguro.

Podés probar cosas como aprovecharte de la vergüenza de la gente de otra manera, pero siempre hay que saber con quien se está tratando. Te pueden romper un par de dientes si la hacés mal.

Eso es todo. Espero que éstas porquerías que escribí te sirvan de algo. Feliz viaje.

5 comentarios:

Julieta dijo...

Jaaaaaaa, tremendo. Es real. Lo voy a tener en cuenta =)

Isma dijo...

Jajajajaja es muy bueno, pero olvidaste ciertos puntos x ejemplo, como distinguir los q se hacen los dormidos, los peligros de adquirir un asiento reservado para discapacitados y otro importante la diferencia entre gorda y embarazada (a veces es solo una delgada linea y un error puede ser fatal). Igual yo soy mas del subte, y ahi las luchas son mas encarnizadas xq no hay asientos delimitados.

Leandro dijo...

Jajaja!! Es cierto lo de las gordas y las embarazadas. Voy a ver si agrego algo sobre éso. Sobre el tema de los dormidos, la verdad mucho no se puede hacer; ya están sentados. Y sentarse en el asiento de los discapacitados es un riesgo recontra sabido, pero sin embargo hay algunas técnicas para "incentivar la solidaridad" de los demás pasajeros... Por ahí escriba después :)

snark dijo...

no te olvides de ver quien sube y de cuanto saca el boleto

o ver que boleto tiene en la mano, y obviamente, saberse las secciones de memoria =P

Luigi dijo...

Es genial tu capacidad de observación. Y no menos tu capacidad de teorización.
Yo nunca pasé de la sencilla (casi naive) teoría que me indica que pararme la lado de los asientos de 2 y al fondo amplía mis posibilidades a 4.