viernes, septiembre 12, 2008

Google


GoogleOS will run on the new GooglePC hardware platform, which you can purchase at your friendly neighborhood GoogleMart with GoogleBucks, which will replace most major national currencies by 2025.

Of course, if you can't afford a new GooglePC right away, you can always get more GoogleBucks by installing AdSense to display context-sensitive ads on the forehead of your GoogleBody, which you can replace your regular body with free of charge (Google reserves the right to deep-scan your brain in order to more accurately target the advertisements displayed in your GoogleHouse in exchange for this valuable body replacement service).

If you have any issues with any of your Google products, you can receive help on the GoogleNet. If that doesn't help, you can arrange a return by sending the item postage paid through GooglePost back to the GooglePlex for repair or replacement.

By 2030, most major national governments will be replaced by the new GoogleGov (beta). Eventually, Google will work to replace various common words in most languages with "google" in order to continue the strengthening of the brand. This might initially google some minor googles, but in google most googles will google to the changes. After some google, life will google google google google google.

Google,
Google

jueves, junio 26, 2008

Estudiar


Sólo posible con la computadora apagada.

Este blog es una cosa cambiante. Cada vez que quiero postear algo me es inevitable recorrer todos los posts y hacer correcciones o reescribir partes. Es más, a veces hasta saco algunos posts y los guardo como borradores. O lo mismo pero exactamente al revés. Por cada post publicado, deben haber por lo menos tres en borrador.

Volviendo al tema del título. Me dí cuenta de que prefiero los lápices comunes a los mecánicos, y cuanto más oscuro sea el trazo, mejor. Se ven muy lindos mis cuadernos A4 cuadriculados marca Ledesma escritos en lápiz. Tan lindos de hecho, que prefiero tener dos cuadernos en vez de uno y hojas sueltas con anotaciones y ejercicios. Mañana voy a ir a la librería y me voy a comprar dos o tres lápices para tener en mi escritorio sin tener que sacar cosas de la mochila para escribir. De paso voy a comprarme algunos cuadernos A4 extra, uno para anotar cualquier cosa que necesite, y otro de reserva. Y me voy a comprar un router, para poder apagar la computadora y no dejar sin internet al resto de mi casa. Cualquier excusa es buena para distraerse y no estudiar.

viernes, mayo 09, 2008

domingo, febrero 17, 2008

San Martín de los Andes, Take 1

Finalmente, tengo fotos del viaje.

Para los que no sepan, el 1º de enero, después de festejar año nuevo me subí al micro y me fui al sur por 15 días. Nos fuimos con Sol, Fernando, Victor y Natalia a San Martín de los Andes, a orillas del lago Lacar, en el Parque Nacional Lanín.

Cosas que hicimos: anduvimos en bici por las montañas, acampamos, nadamos en el lago, viajamos en catamarán, hicimos buceo, navegamos en kayak, y lo más importante, comimos como cerdos.

Algunas fotos:


Con Victor, lago Lacar de fondo, después de haber subido el cerro Bandurrias. Foto gloriosa, pelos al viento y cuarenta kilos de asado y cerveza aglutinados a mi izquierda.


Esas caras...

Fernando en ojotas y Natalia atrás mío, al de verde ya lo conocen y Sol está sacando la foto. Esa tarde fuimos en catamarán hasta Quila-Quina, una playa que está a mitad de camino entre San Martín de los Andes y Hua Hum (a tres km. de Chile). Recorrimos un montón, fuimos a comer waffles caseros, nos tiramos bajo el arbolito de la foto a tomar mate y después volvimos al pueblo a pelotudear en el hostel y después a cenar.

Y como no podía ser de otra manera, también nos tocaron días horribles durante los que no paraba de llover. Somos una bola de gordos porteños sedentarios, lo sé, y como tales, siempre que llovía fuimos a comer.


Fuimos tres veces a una casa de té increíble llamada Beigier, con vista al lago y solo cuatro mesas, atendida por sus dueños, un matrimonio de ascendencia germana.

La primera vez pedimos una degustación de tortas, que además incluía pan casero tostado, tres variedades de dulces, paté y sanguchitos de jamón crudo y queso, junto con el té o el chocolate caliente, depende de lo que pidieras. La segunda vez comimos una fondue riquísima con un montón de panes diferentes, unos con almendras, otros con jamón, paté y fiambres de ciervo, jabalí y trucha. Fue excelente, la mejor fondue de mi vida. Y antes de volver a casa y para irnos con la zapán contenta, pasamos por la casa una vez más a tomar el té y comer tortas.

Todavía quedan miles de fotos (literalmente) para mostrar y mucho que escribir, aunque lo resumo como: una de las mejores experiencias de mi vida.

En unos días vuelvo a postear.