viernes, septiembre 12, 2008

Google


GoogleOS will run on the new GooglePC hardware platform, which you can purchase at your friendly neighborhood GoogleMart with GoogleBucks, which will replace most major national currencies by 2025.

Of course, if you can't afford a new GooglePC right away, you can always get more GoogleBucks by installing AdSense to display context-sensitive ads on the forehead of your GoogleBody, which you can replace your regular body with free of charge (Google reserves the right to deep-scan your brain in order to more accurately target the advertisements displayed in your GoogleHouse in exchange for this valuable body replacement service).

If you have any issues with any of your Google products, you can receive help on the GoogleNet. If that doesn't help, you can arrange a return by sending the item postage paid through GooglePost back to the GooglePlex for repair or replacement.

By 2030, most major national governments will be replaced by the new GoogleGov (beta). Eventually, Google will work to replace various common words in most languages with "google" in order to continue the strengthening of the brand. This might initially google some minor googles, but in google most googles will google to the changes. After some google, life will google google google google google.

Google,
Google

jueves, junio 26, 2008

Estudiar


Sólo posible con la computadora apagada.

Este blog es una cosa cambiante. Cada vez que quiero postear algo me es inevitable recorrer todos los posts y hacer correcciones o reescribir partes. Es más, a veces hasta saco algunos posts y los guardo como borradores. O lo mismo pero exactamente al revés. Por cada post publicado, deben haber por lo menos tres en borrador.

Volviendo al tema del título. Me dí cuenta de que prefiero los lápices comunes a los mecánicos, y cuanto más oscuro sea el trazo, mejor. Se ven muy lindos mis cuadernos A4 cuadriculados marca Ledesma escritos en lápiz. Tan lindos de hecho, que prefiero tener dos cuadernos en vez de uno y hojas sueltas con anotaciones y ejercicios. Mañana voy a ir a la librería y me voy a comprar dos o tres lápices para tener en mi escritorio sin tener que sacar cosas de la mochila para escribir. De paso voy a comprarme algunos cuadernos A4 extra, uno para anotar cualquier cosa que necesite, y otro de reserva. Y me voy a comprar un router, para poder apagar la computadora y no dejar sin internet al resto de mi casa. Cualquier excusa es buena para distraerse y no estudiar.

viernes, mayo 09, 2008

domingo, febrero 17, 2008

San Martín de los Andes, Take 1

Finalmente, tengo fotos del viaje.

Para los que no sepan, el 1º de enero, después de festejar año nuevo me subí al micro y me fui al sur por 15 días. Nos fuimos con Sol, Fernando, Victor y Natalia a San Martín de los Andes, a orillas del lago Lacar, en el Parque Nacional Lanín.

Cosas que hicimos: anduvimos en bici por las montañas, acampamos, nadamos en el lago, viajamos en catamarán, hicimos buceo, navegamos en kayak, y lo más importante, comimos como cerdos.

Algunas fotos:


Con Victor, lago Lacar de fondo, después de haber subido el cerro Bandurrias. Foto gloriosa, pelos al viento y cuarenta kilos de asado y cerveza aglutinados a mi izquierda.


Esas caras...

Fernando en ojotas y Natalia atrás mío, al de verde ya lo conocen y Sol está sacando la foto. Esa tarde fuimos en catamarán hasta Quila-Quina, una playa que está a mitad de camino entre San Martín de los Andes y Hua Hum (a tres km. de Chile). Recorrimos un montón, fuimos a comer waffles caseros, nos tiramos bajo el arbolito de la foto a tomar mate y después volvimos al pueblo a pelotudear en el hostel y después a cenar.

Y como no podía ser de otra manera, también nos tocaron días horribles durante los que no paraba de llover. Somos una bola de gordos porteños sedentarios, lo sé, y como tales, siempre que llovía fuimos a comer.


Fuimos tres veces a una casa de té increíble llamada Beigier, con vista al lago y solo cuatro mesas, atendida por sus dueños, un matrimonio de ascendencia germana.

La primera vez pedimos una degustación de tortas, que además incluía pan casero tostado, tres variedades de dulces, paté y sanguchitos de jamón crudo y queso, junto con el té o el chocolate caliente, depende de lo que pidieras. La segunda vez comimos una fondue riquísima con un montón de panes diferentes, unos con almendras, otros con jamón, paté y fiambres de ciervo, jabalí y trucha. Fue excelente, la mejor fondue de mi vida. Y antes de volver a casa y para irnos con la zapán contenta, pasamos por la casa una vez más a tomar el té y comer tortas.

Todavía quedan miles de fotos (literalmente) para mostrar y mucho que escribir, aunque lo resumo como: una de las mejores experiencias de mi vida.

En unos días vuelvo a postear.

domingo, octubre 21, 2007

Bike Ride 6:30 AM


Después de la entretenidísima noche de sábado que acabo de pasar en casa haciendo absolutamente nada, se hicieron las 6 de la mañana y no tenía sueño. Me pudrí y me fui a andar en bici. Lo que está marcado en rojo es el camino de ida, y lo verde el de vuelta.

Casi no siento las piernas.

Esto es culpa de ustedes. La próxima junten ganas para salir.

jueves, julio 05, 2007

BSOD Banco Francés

Lo que ven en la foto es un cajero de dicho banco:



Con Windows ME estas cosas no pasaban.

domingo, febrero 26, 2006

Tácticas y Estrategias Para Conseguir un Asiento en el Bondi


Prefacio


Lo que estás por leer son las conclusiones a las que llegué después de viajar en el 159 durante los últimos seis años de mi vida.

Parte I: Clasificación de los Pasajeros

Hay cuatro tipos de pasajeros:
  • los adultos
  • los chicos
  • los ancianos, embarazadas, discapacitados, etc.
  • gente que viaja de casualidad
Los adultos van y vuelven del trabajo, así que es bastante fácil suponer la hora a la que suben al colectivo. En general hacen viajes largos. Es común que vayan hasta la terminal, que casi siempre está cerca de zonas de edificios de oficina y estaciones de subte.

Los chicos en cambio hacen recorridos más cortitos. Viajan a la escuela, cerca de sus casas. Sus horarios también son predecibles.

Los ancianos, embarazadas, discapacitados y heridos van o al hospital o a visitar a alguien. Las distancias que recorren raramente son largas.

Por último los pasajeros casuales, que van a hacer trámites, a comprar, de visita, a pasear, etc. El único rasgo que comparten es que donde se bajan generalmente baja mucha gente.

Parte II: Estrategias

La estrategia más simple es pararse del lado de la fila de asientos dobles. Así uno vigila dos asientos en vez de uno, y las posibilidades de viajar sentado se duplican.

Otra, y bastante obvia, es categorizar los pasajeros sentados, y sabiendo los puntos críticos del recorrido, pararse al lado de uno que seguramente se baje pronto.

Una más: agarrarse bien al asiento que te pusiste a vigilar. Esto es importantísimo cuando el colectivo está muy lleno. Te conviene poner una mano en la agarradera del asiento que querés, y la otra en la del asiento de adelante. Si empujan no te sueltes, y si te piden permiso para pasar pegate al asiento.

Algo que a veces confunde: cuando una persona sentada se quiere acomodar, se agarra de la butaca de adelante y parece como si quisiera levantarse. Si ves que alguien cerca hace eso, no corras al lado para sacarle el asiento, porque no se va a bajar, y otro te va a ocupar el espacio donde estabas.

Parte III: Tácticas

La parte más entretenida del post. Las voy a escribir a medida que me las acuerdo.

Táctica:
Cuando el tipo al fin se levante, movete para el lado contrario a la puerta, sino va estar parado entre el asiento y vos, y le va a dar tiempo a otro para sentarse.

Táctica:
Si alguien libera una butaca, los que están de pie se miran entre ellos, como esperando que alguien diga algo, o haciéndose los boludos. Es porque a todos les da vergüenza. Así que al que esté más cerca del asiento decile:

- ¿Te vas a sentar?

Y como la situación le resulta incómoda, seguro va a responder:

- Mmmhhh... No, no, sentate vos.

Táctica:
A veces pasa que estás agarrado a un asiento y tenés que agarrar el celular o sacarte un pelo del ojo. Cuando querés volver a sujetarte, la señora de al lado puso la mano donde estabas vos. Lo que podés hacer es aplastarle fuerte la mano para que se asuste. Su reacción va a ser sacarla rápido y quedarse muda. Te disculpás y listo. La agarradera es tuya.

Táctica:
El colectivo está lleno. Te querés sentar desesperadamente. Si estás con alguien, pueden ponerse de acuerdo y decirse algo como esto:

- ¡Uh! ¿Viste el noticiero a la mañana? Está el puente cortado. Seguro que el colectivo se va a tener que desviar.
- ¿En serio? No vi nada. Voy a llegar tarde al trabajo otra vez... Hace poco echaron a un pibe por impuntual, espero que no me pase igual.

Con un poco de suerte, la persona sentada frente a vos se va a asustar y va a preguntarle al chofer si se desvía. Como el pasillo es un mar de gente y el flaco tiene que que pasar por ahí para volver, te hacés bien el pelotudo y te sentás. Cualquier cosa pensaste que se bajó.

Conclusión

Observá tu entorno. Parate al lado de una embarazada si hay un hospital cerca, al lado de un nene si vas a pasar por un colegio, etc. Vas a conseguir un asiento casi seguro.

Podés probar cosas como aprovecharte de la vergüenza de la gente de otra manera, pero siempre hay que saber con quien se está tratando. Te pueden romper un par de dientes si la hacés mal.

Eso es todo. Espero que éstas porquerías que escribí te sirvan de algo. Feliz viaje.